domingo, 29 de noviembre de 2009

Me pertenece el idilio que habitas antes de sumergirte en el sueño. El vaivén de tus párpados cansados, ese gesto involuntario que haces con los labios.
Me pertenece el ritmo lento en el que ahora salen las palabras, las cejas de palotes y los ojos que se esfuerzan, tu cuerpo que ansioso aguarda la calma.
Me pertenece Amor, porque nada mas que eso quiero. Verte dormir, después, es el consuelo a tanta angustia, es la definitiva morada.

1 comentario:

Alerion Finigor dijo...

Muchas gracias por seguir viendo mi blog a pesar de que hace tiempo que yo no pasaba por el tuyo... la verdad es que había estado bastante ocupado... Pero ahora pasó para decirte que me encantó esta entrada igual que todas las otras :)

Saludos desde este rincón del mundo :)