lunes, 14 de diciembre de 2009

Te extraño. Te extraña mi tacto y mis labios, la mirada que no devuelves. Las palabras que no salen de la boca y se mueren y se siente amargo y doloroso en la garganta.
Extraño el amor con que te amaba, la dulzura honda en la que se gestaban los abrazos y los murmullos. Extraño la tibieza de tu respiracion antes de dormir, la añoranza de tu cuerpo, la calma de tus latidos.
Extraño las ansias de sentir tu sabor,el milagro de tu presencia, la dicha de quererte como no es debido, como no esta permitido. La gloria de quererte mas que a mi vida.
Te extraño, y en este desamor en el que ando, no me alcanzan las noches, ni los días de sol, ni las brisas.
Porque soy otra desde que NO te quiero, porque a la que era ya la he olvidado. Te extraño y me extraño...

1 comentario:

Jorge Ampuero dijo...

Cuando amamos nos volvemos como la huella sobre el camino, siempre tras los pies que nos recorrieron.

Saludos...